#Ahora

7/recent/ticker-posts

Header Ads Widget


Uribe Vs Biden. Cómo y para qué atacó el uribismo a Joe Biden?

Uribe Vs Biden. Cómo y para qué atacó el uribismo a Joe Biden?


Por Juan Felipe Maestre

La estrategia de comunicaciones del uribismo planteada contra el actual presidente de Estados Unidos Joe Biden y su fórmula vicepresidencial Kamala Harris, no se separó mucho del modelo que utilizan en Colombia y que se basa en tres escenarios; de un lado construyeron información falsa, de otro generaron mensajes para provocar odio y en tercer lugar divulgaron narrativas para evocar miedo hacia la pareja presidencial norteamericana.

Y digo que no se separa en mucho del modelo que utilizan en Colombia porque si bien hubo insultos y calumnias, hay que reconocer que de lo visto (y que se sepa), no le hicieron llegar amenazas de muerte.

Entre otros apelativos el uribismo acudió a decir que Biden era “estúpido” y que por eso hacia parte del partido demócrata. De ahí en adelante llegó la calumnia, columna vertebral de las estrategias uribistas.


Dijeron por ejemplo, que había hecho acuerdos con carteles de la droga y que era parte de un complot de la izquierda internacional.
 







De hecho, en cuanto a información falsa el uribismo no escatimó en creatividad, llegando incluso a propuestas inverosímiles como culpar a Biden por el Covid 19 o los señalamientos de María Fernanda Cabal contra Kamala Harris y Alexandria Ocasio de reunir recursos para movimientos “anarquistas”.



De hecho parte del acompañamiento a Trump consistió en el apoyo con estrategias de redes sociales y en contenido contra Biden, con hechos curiosos como que parte de las cuentas que participaron tienen en sus seguidores cuentas oficiales de instituciones públicas del gobierno colombiano.

Para construir odio hacia Biden recurrieron entre otras artimañas a posicionar ideas calumniosas, injuriosas y difamatorias, utilizando el mismo esquema que aplican en Colombia que incluye perfiles, influenciadores ideológicos, influenciadores de su partido, medios de comunicación falsa e ideológica como La Otra Cara, El Nodo, El Expediente y Panam Post (entre otros).
Dentro de su pull de medios ideológicos cabe destacar el medio uribista Panam Post que no tuvo límites a la hora de atacar a Biden a quien señaló de ser aliado de Irán, de China y de cuanto enemigo nacional pudiese tener Estados Unidos.





Si bien la capacidad de información falsa o de tinte ideológico de los medios uribista aun sorprende a algunos sectores, la verdadera sorpresa estuvo en observar a periodistas y directores de medios de comunicación compartiendo este tipo de noticias.
Fue el caso de Luis Carlos Vélez quien trinó información falsa tomada de un sitio de noticias en la red (Dailycaller.com) proveniente de un supremacista seguidor de Trump, pero la cosa no quedó ahí, el mismo periodista el día del conteo electoral, al aire y en directo planteo que “en un acto de caballerosidad” Biden debería retirarse de la contienda y entregarle la elección a su contrincante.

El “gran robo”

Otra de las narrativas que el uribismo se encargó de posicionar en la opinión pública consistió en decir que si Biden ganaba era por un “gran robo”, un fraude enorme del “estado profundo” que protegía a la corrupción de la izquierda en las instituciones norteamericanas.




Mientras el conteo continuaba comenzaron las amenazas judiciales en donde incluso llegaron a plantear que pronto se podrían ver las imágenes de un Biden preso.


En este momento son claves publicaciones como las del medio uribista La Otra Cara, en donde con una imagen tomada de otra noticia pretendió simular que las calles estaban tomadas frente al fraude que se estaba cometiendo.



Poco a poco los uribistas se fueron enterando de los resultados electorales y que los procesos judiciales interpuestos por trump no cambiaban los resultados, hubo reconteos y en algunos casos se desecharon sus solicitudes por absurdas y falaces, como que habían registros de personas muertas (falso) que habían registros de personas presas (Su propio partido lo desmintió) y para rematar que había perdido por un complot articulado por Hugo Chávez.




Con todo y ello continuaron la campaña de desprestigio contra Biden y el planteamiento de no reconocer los resultados electorales.



Al final quedó claro no solo el poco talante democrático de Trump, sino del mismo uribismo que pretendió abiertamente intervenir en el proceso electoral de otro país.




Otro elemento que quedó a la luz, es que detrás de toda esta escaramuza contra Biden estaría el interés del mismo Uribe para en incidir en la política norteamericana comenzando por consolidar su influencia en el Estado de Florida.