El cristianismo de Uribe y Procurador - Radio Chécheres

última hora

Post Top Ad

Post Top Ad

martes, 11 de agosto de 2015

El cristianismo de Uribe y Procurador

Héctor Abad Faciolince y la realidad cristiana
Foto: tomada de hectorabad.com/tatacabello.com
las2orillas.co | El escritor y periodista Héctor Abad Faciolince, en su columna del pasado 07 de agosto titulada ‘El sermón de la montaña’, en el diario El Espectador, critica de manera tajante la forma en que el procurador, Alejandro Ordóñez, y el expresidente y senador, Álvaro Uribe Vélez, profesan el cristianismo. De manera clara el columnista describe el distanciamiento y la contradicción que existe entre la fe que dicen tener estos personajes y la realidad de sus actos.
Pero más que ahondar en las críticas al procurador y al senador Uribe, respecto a su cosmética cristiandad, quisiera que lo escrito por Abad Faciolince sea tomado como un llamado de atención por todos los que profesamos la doctrina de Cristo, ya sea desde la iglesia católica o protestante.
En el antetítulo, Héctor Abad Faciolince escribe “una de las cosas que más me sorprenden y molestan de los cristianos es lo poco cristianos que son”. Esta afirmación duele y –tiene que doler—, cantaría el poeta, y más que tomarla como una crítica despiadada, debe de servirnos para autorevisar el concepto de cristianismo que profesamos; el cual, al parecer, se está alejando cada vez  más de lo postulado y ejemplificado por Jesús. No es suficiente con decir “soy cristiano”, hay que demostrarlo.
Bien lo dice Santiago en su carta: “Hermanos, si uno dice que tiene fe, pero no viene con obras, ¿de qué le sirve? ¿Acaso lo salvará esa fe?”. Y continúa más adelante: “¿Tú crees que hay un solo Dios? Pues muy bien, pero eso lo cree también los demonios y tiemblan”.
La vida del cristiano no debe medirse por las veces que va a misa o asiste al culto – aunque esto sea importante–, sino por la manera en que vive su fe; es decir, por cómo, en palabras del mismo Jesús, da de comer al hambriento, da de beber al que tiene sed, viste al que está sin ropas, visita al enfermo y al que está en la cárcel, (eso no significa que hay que  dejar el hogar, el trabajo, la vida que se lleva por ir a cumplir esos preceptos, pues muchas veces es en nuestra propia familia y en nuestro círculo social donde se hace necesario vivenciar la misericordia). Esas prácticas son la auténtica carta de presentación de los cristianos, lo demás es charlatanería.
Y en momentos tan cruciales como los que atraviesa el país en términos de paz, se hace necesario perdonar y amar, aunque nuestro corazón se resista, a todos aquellos que nos hacen daño y nos golpean la otra mejilla, aunque estos lleven por nombre Rodrigo Londoño Echeverri, alias ‘Timochenko’, Luciano Marín Arango alias ‘Iván Márquez’, Alejandro Ordóñez o Álvaro Uribe Vélez.
--------

Post Top Ad