La Cancillería rusa destaca el carácter defensivo del despliegue de los S-400 en el Ártico - Radio Chécheres

última hora

Post Top Ad

Post Top Ad

martes, 28 de julio de 2020

La Cancillería rusa destaca el carácter defensivo del despliegue de los S-400 en el Ártico

La Cancillería rusa destaca el carácter defensivo del despliegue de los S-400 en el Ártico
MOSCÚ (Sputnik) — Rusia desplegó los sistemas de misiles antiaéreos S-400 en las islas árticas rusas solo con fines defensivos, declaró en una entrevista con Sputnik el embajador en misión especial del Ministerio de Exteriores de Rusia, Nikolái Korchunov.
El comandante de las Fuerzas Navales de Estados Unidos en Europa y África, el almirante James Foggo, llamó anteriormente la atención al despliegue de nuevas bases rusas en el Ártico con sistemas S-400.
"En lo referente a la aparición de los sistemas S-400 en las islas árticas rusas es un paso lógico tras la creación de un campo de radar sobre el territorio de nuestro país. El sistema S-400 está diseñado solo para la defensa", dijo Korchunov.
El diplomático enfatizó que "su despliegue —dondequiera que sea— no debe ser un motivo de preocupación a menos que los que están preocupados no tengan intenciones agresivas respecto a la zona o instalación protegida por el S-400".
El subsecretario del Departamento de Estado de EEUU para Europa y Eurasia, Michael Murphy, había declarado que la creciente presencia militar de Rusia en el Ártico "sobrepasa los límites de defensa" y que el Pentágono y aliados deben responder a ese hecho.
Murphy mencionó, en particular:
  • el nuevo comando ártico y fuerzas árticas creadas en Rusia;
  • la restauración de los puertos y aeródromos en esa región;
  • la construcción de una nueva infraestructura;
  • los planes de desplegar sistemas S-400 en la península de Kola (noroeste de Rusia).
Korchunov destacó que las actividades de Rusia en el Ártico son "proporcionales a la situación político-militar, no representan una amenaza para la seguridad de los Estados árticos, no violan ningún acuerdo jurídico internacional y tienen por objetivo mantener la seguridad ecológica, operaciones de rescate y trabajo científico en latitudes septentrionales".
Además, según el diplomático, "Rusia nunca ha desplegado en el Ártico sus contingentes militares en territorios de otros países, tampoco ha ofrecido su territorio para el despliegue de tropas de otros Estados, incluidos los extrarregionales".
"También Rusia se abstiene de realizar ejercicios militares en la región del Ártico con Estados no árticos porque sus actividades militares en altas latitudes debilitan la seguridad regional, aumentando la conflictividad y tensión", concluyó.

Submarinos nucleares hundidos

Además, Rusia estudia atraer socios extranjeros para sacar y desactivar los submarinos nucleares hundidos en los mares de Barents y Kara.
La neutralización de los objetos peligrosos de radiación en las latitudes árticas es un componente popular de la cooperación internacional en el Ártico, señaló el diplomático, al recordar que esta labor se ha llevado a cabo en los últimos 15 años en el marco del programa la Asociación Ambiental de la Dimensión Septentrional (NDEP).
Uno de los ejemplos es la descarga de combustible nuclear gastado de la base técnica flotante Lepse, así como un proyecto de seguridad nuclear cerca de la bahía de Andréev.
"Teniendo en cuenta la fase final de estos proyectos, la corporación Rosatom propuso considerar, en el marco de la NDEP la posibilidad de lanzar nuevos proyectos, en particular, para sacar y destruir una serie de submarinos nucleares hundidos en las latitudes árticas, sobre todo el sumergible K-159 y, posiblemente el K-27", dijo Korchunov.
Añadió que "esta tarea es de interés de todos los países de la región, por lo que se podría llevarse a cabo en el marco de un proyecto internacional, mediante esfuerzos conjuntos y, por supuesto, con una gruesa financiación rusa".
"Ha comenzado un diálogo correspondiente con los especialistas del banco de desarrollo BERD", afirmó el diplomático.
También, "especialistas italianos de la compañía Sojin y sus socios del consorcio internacional prepararon un informe detallado sobre el tema".
En cuanto al monitoreo de las instalaciones nucleares hundidas, ese trabajo está en marcha y "no hay ningún obstáculo" en este ámbito, aseguró Korchunov.
Según los datos del Instituto de Seguridad Nuclear de la Academia de Ciencias de Rusia, en la parte occidental del Ártico yacen dos submarinos hundidos, K-278 y K-159, y un sumergible hundido a propósito K-27.
Además, en el fondo del océano hay cinco compartimientos del reactor con centrales nucleares para buques, algunos con combustible nuclear gastado.
Según los expertos, entre todos las instalaciones nucleares y  con peligro de radiación hundidas en el mar de Kara durante la época soviética, el más peligroso es el submarino nuclear K-27.
Fue hundido cerca del archipiélago Nueva Zembla en 1981. Ambos reactores del submarino contienen combustible nuclear basado en uranio altamente enriquecido. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad